Los relojes de pulsera se desarrollaron en primer lugar como una extensión de los relojes de bolsillo al principio del siglo pasado. muchos modelos eran relojes de mujer, que evolucionaron en objetos populares y funcionales durante la Primera Guerra Mundial. La aceptación de los "pulseras" durante la "Guerra que acabaría con todas las guerras" marcaría un punto de inflexión en la evolución de los relojes, tal y como los conocemos hoy. Hay muchas historias sobre el primer reloj de pulsera. Breguet habla en sus legados de un reloj de bolsillo vendido a la reina de Nápoles en 1810, que era básicamente un reloj de bolsillo con cadena metálica. También hay relatos de mediados del XIX que hablan de relojes de bolsillo prendidos de anillos , bastones, e incluso de una pulsera.


Girard-Perregaux en 1880 suministra relojes para la Marina Imperial Alemana. Resultó que un oficial de artillería se quejaba de lo difícil que era para él manejar un reloj de bolsillo ( Que requiere el uso de ambas manos ) a la vez que se hacía cargo de las salvas. Colocó una correa a un reloj de bolsillo, se lo ató a la muñeca y comunicó su solución a sus superiores. Le gustó tanto la idea a éstos que los fabricates de La Chaux-de-Fonds hubieron de viajar a Berlín para discutir la producción de pequeños relojes de oro unidos a brazaletes. Los diseños de Girard-Perregaux se pueden ver debajo...



En 1902, Omega publica un anuncio de un reloj de pulsera, llevado por un oficial de artilería británico y que decía que este reloj era "un elemento indispensable del equipo militar". Otro similar aprecería en un periódico alemán de 1904, que contenía el testimonio de un teniente coronel británico que usó "pulseras" durante la Guerra Boer de 1899-1902. Contó que había comprado una docena de Omegas y dijo que "el uso intensivo durante tantos meses de servicio activo en una sección de caballería del ejército es un duro test , especialmente si consideramos el calor y las heladas, las lluvias y las tormentas de arena..."

A pesar de estos anuncios, intentando las empresas entrar en el mercado militar, en los primeros años del siglo XX el reloj de pulsera se introducía muy lentamente, considerándose aún algo para mujeres. En 1906, Omega publica un catálogo de 48 páginas en el que sólo en una aparecen tres relojes de pulsera, montando movimientos de reloj de bolsillo de señora ( y con la corona a las 9, para más comodidad y como medida protectora ).




Durante el mismo periodo, el joyero parisino Louis Cartier desarolla el reloj "Santos" en 1904 para su amigo, el pionero brasileño de la aviación, Alberto-Santos Dumont. Este reloj de caballero rompe esquemas en su tiempo, un reloj rectangular, elegante y diseñado con un propósito, el ser empleado dentro de un avión, con lo que deja de ser joya para pasar a ser instrumento....Además la forma rectangular lo aleja de los relojes de bolsillo, y su correa se integra de forma armoniosa a la caja....



Numerosas marcas desarrollan relojes en este periodo, incluyendo Wilsdorf & Davis en Londres en 1905. Hans Wilsdorf, que crearía la marca comercial "Rolex", más tarde diría: "Al principio de todo, creé modelos de plata de señora y caballero con correa de piel, con enorme éxito. Era necesario dar a luz más modelos y pronto se añadieron los de oro. Los brazaletes metálicos flexibles ( inventados en 1906 ) fueron muy bien acogidos por los clientes británicos." . El reloj que os muestro debajo es un Rolex en una caja de metal pavonado, de alrededor de 1915. Claramente concebido para uso militar, es uno de los primeros relojes de pulsera de esfera negra....



En 1912, muchas compañía americanas vendían relojes colgantes de señora, de nuevo usando pequeños movimientos de relojes de bolsillo . Pronto se le añadieron pulseras complementarias, como se ve en este catálogo de 1912 de Hamilton Watch Company, en Lancaster, Pensilvania.



Había básicamente tres modos de unir estos relojes a la muñeca; como vemos en el catálogo de Hamilton, brazaletes metálicos ( normalmente finos eslabones de cadena ), correas de cuero o artilugios capaces envolver un reloj de bolsillo y unirlo a una correa, como se muestra en esta página de un catálogo de una tienda alemana de 1913.....



La última técnica no precisaba de asas, mientras las dos primeras sí. En algunos casos bastaba con una pequeña argolla, ( Como en los Hamilton ), pero usualmente precisaba unas firmes asas de alambre.

Mientras que los relojes de pulsera crecían en popularidad, la Primera Guerra Mundial los legitimó para siempre.....Inicialmente los conservadores oficiales los consideraron demasiado frágiles para uso militar. Las cajas y los cristales eran delicados. Los relojes de bolsillo habían hecho su trabajo durante décadas y no había razones para cambiar...Sin embargo los soldados empezaron a llevar sus relojes de pulsera por comodidad y esto forzó a una evolución hacia relojes más "usables"...

Muchos de aquellos primitivos relojes de pulsera llevaban protecciones para el cristal. A menudo eran metálicas, a veces vendidas como accesorios, como la rejilla mostrada debajo. Los relojes con estas rejillas se conocieron como "relojes de trinchera", por razones obvias...




Otros relojes de este periodo llevaban una tapa metálica que cubría el cristal, como en los relojes de caza ( Hunters ) del siglo XIX. Algunos tenían una abertura circular en esa tapa ( denominados half-hunter o demi-savonette ), como vemos en el moderno Glycine Half Hunter...





Este estilo de tapa se le atribuye a Napoleon, el cual, frustrado por tener que abrir su reloj para ver la hora en medio de la batalla, le hizo una abertura en la tapa con su espada...



Cajas más resistentes y esferas más legibles aparecieron. El anuncio de arriba sobre el "Military Luminous Watch" enfatiza en las propiedades de luminosidad de los numerales y de la sólida caja que hacía del reloj resistente al "polvo y a la humedad" ....Estas cajas, llamadas Borgel , no tenían apertura trasera; en su lugar la tija tenía que ser sacada y el bisel debía ser desatornillado para acceder al calibre. Notad que además este reloj tiene una tapa sólida "full hunter" para proteger esfera y cristal.

Mientras que los relojes militares en décadas venideras serán adquiridos por los gobiernos y entregados a las tropas, durante la Primera Guerra Mundial los soldados normalmente compraron sus relojes. Los primeros relojes de pulsera de la International Watch Company se produjeron en 1914. Estos IWC tenían un claro aspecto militar, como el mostrado abajo. Este reloj, típico de la época, lleva una caja de plata, una esfera esmaltada con números luminosos y usaba un movimiento originalmente diseñado para un reloj colgante de señora de 1890.



Los "pulseras", que eran virtualmente idénticos en estilo, fueron fabricados por muchas empresas, incluyendo a Omega y Longines, entre otras.

Muchos de los "pulseras" fabricados durante este periodo lo fueron sin marca o, al menos, el fabricante del movimiento no se podía identificar. Aquí vemos un reloj "Field Service" de una "High Class Watch Company", que parece haberse dirigido al mercado naval británico, ya que lleva la insignia de la Royal Navy en la esfera....



A veces el nombre de la tienda aparecía en la esfera, como en el modelo "Campaign" de Mappin mostrado debajo, creado para el mercado inglés. Aunque lleva un calibre de 15 rubíes sin firmar, los números grabados en el movimiento lo identifican como un Longines....



Cuando los EEUU entran en la guerra en 1917,su Signal Corps recibe "pulseras" creados por Zenith, como el de debajo. Zenith, cuyo nombre aparece en una esfera por primera vez en 1911, a menudo aceptó contratos militares de gobiernos. Estos relojes de asas de alambre, fueron firmados "Zenith" sobre la subesfera de los segundos y "Signal Corps" debajo de las 12.



Los militares británicos, más conservadores no compraron relojes de pulsera de forma organizada. En 1917, el Departamento de Guerra Británico obtuvo una pequeña cantidad de "pulseras" para test, de una serie de compañías, todos modelos con movimientos de 15 rubíes sin firmar. Todos los modelos llevaban esferas esmaltadas negras y números luminosos de Radio. Algunos montaban tapas a presión, rechazadas por una insuficiente protección del calibre, otros con fondos roscados, más seguros. De todos modos la corriente a favor de los relojes de bolsillo estaba muy arraigada en el Reino Unido, de tal modo que incluso aún en los 40 era típico que cierto personal recibiera dos relojes; un cronógrafo de bolsillo y un reloj de pulsera, en lugar de un cronógrafo de pulsera.

A pesar de la reticencia de algunos militares al reloj de pulsera, la Primera Guerra Mundial le permitió popularizarse y dar sus primeros pasos. Los efectos en la sociedad fueron profundos; lo que antes era una joya o un complemento pasó a ser un instrumento cotidiano....Lo que previamente se consideraba un artículo femenino, pasó a ser usado por millones de hombres jóvenes, que demostraron que era capaz de resistir las más duras condiciones. El reloj de pulsera había llegado para quedarse...

Las décadas siguientes vieron grandes evoluciones del reloj de pulsera...Cajas con mejor sellado, incluyendo algunas resistentes al agua...Mecanismos que protegían el volante de los golpes, cristales más resistentes, de compuestos acrílicos y mas tarde de zafiro sintético.... Las asas cambiaron de las de alambre a las que ahora conocemos. las esferas esmaltadas, propensas a agrietarse, se cambiaron por otras de plata o latón tratados. Las complicaciones se añadieron a los movimientos. Y muchos diseñadores, más allá de Cartier en Paris, rompieron con la forma redonda, investigando nuevas formas de caja..

Pero eso es ya otra historia.....

Fuentes:

Libros:

Militaeruhren, Die Uhren der deutschen Streitkrafefte1870 bis 1990

A Concise Guide to Military Timepieces, 1880-1990.
Military timepieces; 150 years Watches and Clocks of German Forces

Fotos de la red de James Dowling

Pd.: Mi intención es complementar este artículo con un estudio fotográfico de esta pieza, un "pulsera" de esta época, que publicaré en breve...





Gracias por mirar, espero os guste.
Saludos.